El Maracuyá

El maracuyá es el fruto de una enredadera trepadora nativa de las zonas cálidas de centro y Suramérica, la pasionaria. Aunque también se puede cultivar por motivos ornamentales, su principal destino es para cosechar su preciado fruto.

El fruto de la pasionaria es una baya de buen tamaño, de sabor ligeramente ácido, olor intenso y múltiples propiedades que la convierten en un superalimento de pleno derecho.

Maracuyá por Fibonacci con licencia GFDL

Composición

100 gramos de maracuyá contienen, en promedio, 73 gramos de agua, 23 gramos de hidratos de carbono, 2 gramos de proteína y menos de 1 mg de grasa.

Con solo 97 calorías por cada 100 gramos, la pasiflora es muy completa, aportándonos:

  • Ácido Fólico.
  • Calcio.
  • Fósforo.
  • Hierro.
  • Magnesio.
  • Potasio.
  • Selenio.
  • Sodio.
  • Zinc.
  • Provitamina A.
  • Vitamina B1.
  • Vitamina B2.
  • Vitamina B3.
  • Vitamina C.
  • Vitamina E.

Propiedades

A parte de ser un completo alimento, el maracuyá tiene otros efectos beneficiosos y usos terapéuticos:

  • Tradicionalmente se ha usado para tratar problemas de ansiedad.
  • Es un eficaz remedio para multitud de cefaleas.
  • Tiene efectos antitusivos y mucolíticos por lo que es de gran ayuda en el tratamiento de la bronquitis y otras afecciones respiratorias.
  • Previene la anemia.
  • Ayuda a controlar el colesterol.
  • Ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre.
  • Mejora la digestión.
  • Alivia las sibilancias del asma.
  • Es relajante.
  • Ayuda a reforzar el sistema inmunológico.

 

Publicado en Estilo de Vida, Sistema Inmunitario, Sistema Respiratorio, Superalimentos y etiquetado , , , , , , , , , , , , , , .

Deja un comentario